Los hogares son ejemplo y parte de la solución

Artículo escrito por Luis Francisco Ruiz, asociado de EFPA España y director de análisis de estrategiasdeinversion.com sobre la buena posición financiera de los hogares para afrontar una situación sin precedentes. Una palanca de apoyo importante para la recuperación y algo más que una esperanza. “Los hogares son ejemplo y parte de la solución”.

La evolución de los precios en los mercados financieros suele utilizarse como un termómetro para medir la evolución de la economía.

El sell-off o venta generalizada de activos cíclicos (bonos corporativos, acciones y materias primas) al que hemos asistido en marzo de 2020 tiene pocos precedentes. De hecho, para ver un repunte de la volatilidad similar a la actual tenemos que recurrir a las series de precios de EEUU que disponen de más tradición y solera.

En este contexto, el Dow Jones Industriales a lo largo del último siglo ha experimentado repuntes de volatilidad similares a los de marzo pasado en ocasiones contadas que han antecedido a eventos históricos duros: la Crisis financiera de 2008 que dio paso a la Gran Recesión y el Crash de 1929 que precedió a la Gran Depresión.

Dow Jones Industriales en escala logarítmica (1920 – actualidad) con Rango de amplitud mensual en términos porcentuales

"Los hogares son ejemplo y parte de la solución"
Fuente: “Estrategias de inversión. Positivos pese a tener los pelos de punta

Con estos precedentes, es normal que se nos pongan los pelos de punta. Más aún, si estamos confinados y tenemos un torrente de información negativa desde el ámbito económico y sanitario.

Sin embargo, este duro contexto que nos dibujan los precios / mercados y las noticias, fíjense que párrafo he extraído de la última encuesta realizada por Funcas sobre el coronavirus:  

A pesar del deterioro de las economías domésticas y de la preocupación por la salida de la crisis, el estado de ánimo de la población no decae respecto a las semanas previas (incluso muestra algunas indicios de mejora). Dos tercios de los entrevistados (65%) definen su estado de ánimo como “bueno” y un 11% incluso como “muy bueno”. Llama la atención que casi tres cuartas partes (72%) de quienes han visto deteriorarse la situación económica de su hogar definan su estado de ánimo como “bueno” o “muy bueno”, datos que ponen de relieve la “resiliencia emocional” de la sociedad española”.

PIB, Depósitos de los hogares y Capitalización empresas cotizadas de la Bolsa de Madrid

"Los hogares son ejemplo y parte de la solución"
Fuente: “La distancia del dinero. Ahorradores al rescate
Fuente: BdE y elaboración propia

Personalmente, no me extraña el buen estado de ánimo de los hogares y esto es un aspecto diferencial, muy positivo, respecto a los precedentes históricos que hemos citado.

Las familias han escarmentado de la Crisis Inmobiliaria / Financiera y han hecho muy bien los deberes en estos últimos años. Su situación financiera es mucho más sólida.

La ratio de endeudamiento de los hogares (inferior al 60% del PIB) no tiene nada que ver con lo alcanzado durante 2007 / 2008 cuando se pagaban los inmuebles a precios de oro.

A la vez, la riqueza financiera no ha sufrido en demasía pese al desplome de los mercados de renta variable: el inversor español es muy conservador y la mayor parte de sus activos financieros (cerca de un 40%) se encuentra en depósitos.

Los hogares / familias que, en última instancia son los consumidores finales, están teniendo un papel clave en esta crisis del que nos tenemos que sentir orgullosos.

Además de las numerosas muestras de solidaridad, no están contribuyendo a la histeria colectiva en los mercados vendiendo sus activos financieros (esto también lo han aprendido de las anteriores crisis) según las últimas cifras de Inverco: en marzo 2020 apenas se han registrado reembolsos y el patrimonio en fondos de inversión ha aumentado.

Ahora solo falta que no se achanten y contribuyan a la recuperación cuando se abran las puertas. Los depósitos acumulados, el colchón que tienen bastantes afortunados, tiene que utilizarse ahora.

Las formas serán diversas: apoyando al círculo más próximo que lo necesite o ayudando en causas urgentes, a la vez, tendrán que mantener el ritmo de consumo previo, en la medida de lo que puedan, favoreciendo la actividad empresarial y de autónomos, en definitiva, al empleo.

Luis Francisco Ruiz Noguero,
Director de análisis en Estrategias de inversión.

Leer más artículos de nuestros asociados.

También te puede interesar
GUERRA COMERCIAL Z
DISPONIBLE EL BOLETÍN DE ACTUALIDAD REGULATORIA DEL MES DE FEBRERO