La Inversión Socialmente Responsable y el nuevo reto post covid: La Economía Circular

La ISR y el nuevo reto post covid: Economía Circular

La ISR y el nuevo reto post covid: Economía Circular. El 2020, año de la rata de metal, empezó con una mayor sensibilización hacia las inversiones socialmente responsables y la sostenibilidad. Por la parte que nos toca debemos estar comprometidos con dejar un mundo mejor tanto por el medio ambiente , como por lo social y el buen gobierno corporativo. Para ello y dentro del sector financiero debemos procurar a la hora de invertir buscar empresas socialmente responsables y con buena reputación.

Una empresa es socialmente responsable cuando responde a las expectativas que sobre su funcionamiento tienen todos los grupos de interés. Serlo y parecerlo. Estas empresas cumplen las obligaciones legales vigentes en materia medioambiental, políticas de RR.HH. de integración e igualdad y de respeto a los derechos humanos.

¿Que son las inversiones ISR?

Son aquellas cuya gestora compra empresas que han adoptado políticas medioambientales, sociales y de buen gobierno.

Tienen implantado un plan de Responsabilidad Social Corporativa así como planes de igualdad y para ello se han unido sus gestoras al Pacto Mundial de la ONU y cumplen las PRI (principios para la inversión responsable). No compran empresas que no tengan buenas prácticas en RSC y además deben cumplir los ODS u objetivos de desarrollo sostenible.

Hasta ahora estas inversiones solo interesaban a un público minoritario que buscaba la ética en las inversiones y ahorradores comprometidos con estos valores.

Pero en estos momentos ya son de interés general porque dan garantías y seguridad al inversor, dan confianza, es reputación y más en momentos de incertidumbre.

Además estamos viviendo una revolución en materia regulatoria con lo que el tejido industrial y empresarial está teniendo que acometer inversiones en sus empresas para adoptar estos objetivos de desarrollo sostenible , los ODS. Esto incluye inversiones para adaptarse a la descarbonización (reducción emisiones CO2) y sociales. Si o si.

¿Qué sectores han venido para quedarse?

Por supuesto Salud y tecnología, Agua, Envejecimiento, Seguridad, Urbanización y diseño sostenible, Economías Emergentes, inteligencia artificial, biotecnología, cambio climático, alimentación saludable y la Economía Circular.

La economía circular viene con el ciclo de vida del producto: reciclaje y autoabastecimiento.

La ISR y el nuevo reto post covid: Economía Circular

Después de esta primavera pandémica llegada por la hiperconexión global que ha llevado a esta expansión vírica tan salvaje, las cadenas de valor a nivel mundial se han visto perturbadas.

Los países están tendiendo al autoabastecimiento y aprovisionamiento más cercano. A la vez la interconexión global de la información y la cultura es exponencial. Estos cambios a la fuerza nos están haciendo pasar de una globalización sin medida sin tener en cuenta efectos colaterales, a una globalización sostenible, económica, social y medioambiental. Y en este cambio la Economía Circular va a ser muy importante. Y a la fuerza! Ya no va ser cosa de frikis.

El comercio internacional, las empresas, la economía será sostenible y circular , con cadenas de valor, más cercanas , menos contaminantes y más humanizadas así como sectores que volverán a ser primordiales y respetados como es el agropecuario.

Curioso es que se vuelva a recomendar como inversión alternativa tangible lo que hacía mi bisabuelo: ganado, cereal, madera, la tierra…
Las empresas que antes se adapten más potencialidad de éxito tendrán y de supervivencia.

Nuevos retos

Además tienen nuevos retos: los demográficos.

La población envejece y se tendrá que adaptar puestos de trabajo a personas con mayor edad. Así como la empresa tendrá que apoyar con planes de empleo como remuneración complementaria.

El segundo reto es la multiculturalidad. El movimiento de personas a nivel global hace que las empresas tengan que atender esta diversidad de culturas que sabiendo gestionarla puede aportar muchísimos valores a la empresa.

Los retos siempre son oportunidades para el crecimiento y para adaptarnos a las nuevas tendencias que son ya una realidad. Renovarse o morir.

Eva Bugeda Cabrera,
Asociada de EFPA España.

También te puede interesar
DISPONIBLE EL BOLETÍN DE ACTUALIDAD REGULATORIA DEL MES DE MAYO
EDUCACIÓN FINANCIERA: UNA EXPERIENCIA DE VOLUNTARIADO