INVERTIR PARA GENERAR PATRIMONIO

Luis Colell Andaluz, asociado de EFPA España escribe este artículo para concienciar de la importancia del ahorro y el asesoramiento financiero a la hora de generar patrimonio. Resume de manera sencilla los principales productos que podemos encontrar y las ventajas de la capitalización compuesta. “Invertir para generar patrimonio”.

Lo primero en lo que deberíamos pensar a la hora de intentar generar patrimonio es en ahorrar. Ahorrar para poder invertir y así hacer crecer ese patrimonio. A priori parece fácil, lo complicado suele ser elegir en qué invertir esos ahorros para conseguir generar nuevo patrimonio.

Consejos para incrementar el patrimonio

Sin ahorro no puede haber inversión y aun así sólo ahorrando es muy difícil alcanzar los objetivos financieros que nos propongamos a largo plazo. Es por esto que la inversión es tan importante, ya que supone una pieza clave a la hora incrementar el patrimonio y/o proteger el capital.

Algunas preguntas que deberíamos plantearnos son: ¿Cuáles van a ser nuestros objetivos financieros?; ¿Cuál es nuestro plazo de inversión?; ¿Cuál es nuestro perfil de riesgo; ¿Qué volatilidad estamos dispuestos a asumir en el corto plazo?. También es importante conocer cuanto van a crecer nuestros ahorros o cuándo vamos a necesitarlos.

¿Dónde invertir para rentabilizar mis ahorros? Productos financieros

Invertir para generar patrimonio

Cuando hablamos de productos financieros, los principales son:

1. Acciones cotizadas

Posiblemente sea lo primero que se nos viene a la cabeza al hablar de inversión, el mercado de valores. La razón es porque los medios suelen hablar habitualmente de invertir en bolsa y de acciones concretas. Además, comprar una acción de compañías tan conocidas como Santander, Repsol o Apple nos puede resultar más intuitivo y familiar que otros vehículos de inversión.

La inversión en bolsa puede proporcionar grandes rentabilidades a largo plazo, lo cual no exime de sufrir volatilidad y pérdidas en el corto plazo. Para invertir en bolsa con garantías es necesario tener un método de inversión o contar con las recomendaciones de expertos.

2. Fondos de inversión

Los fondos de inversión son también una herramienta muy utilizada para invertir dinero en diferentes activos y de manera muy diversificada. Estos productos están gestionados por profesionales que elaboran una cesta de activos y buscan obtener la mayor rentabilidad posible dentro de un determinado perfil de riesgo.

Un punto importante para tratar son las ventajas fiscales de los fondos de inversión, las cuales nos permiten retrasar el pago de impuestos siempre que se traspase la ganancia a otro fondo, al contrario que las acciones por las que tenemos que tributar entre un 19% y un 23% del beneficio cada vez que se realiza una operación.

3. ETF’s y fondos indexados

Los ETFs o fondos cotizados y los fondos indexados son la base de las estrategias de gestión pasiva. A diferencia de los fondos tradicionales, donde la figura del gestor es clave, estos productos se limitan a replicar el comportamiento de un índice, como por ejemplo el S&P 500. De esta forma, subirán o bajarán según lo haga el índice seleccionado.

Estos fondos cotizan como acciones y, por tanto, no tienen las ventajas de un fondo de inversión al uso.

4. Planes de pensiones.

Pensar en la jubilación es pensar en los planes de pensiones. Sin embargo, estos no tienen por qué ser el mejor producto para invertir a largo plazo. El funcionamiento de los planes de pensiones es similar al de un fondo de inversión, ya que también invierten en cestas de productos según su política de riesgo y disfrutan del diferimiento fiscal.

La diferencia es que los planes de pensiones permiten desgravar en la renta por las aportaciones realizadas, aunque esta ventaja se ve más que compensada con una peor fiscalidad en el rescate.

¿Qué hacer con la rentabilidad que generan mis ahorros?

Invertir para generar patrimonio

A la hora de decidir sobre qué hacer con la rentabilidad generada tenemos dos opciones, retirar o reinvertir. Para entender esta decisión es preciso que hablemos del interés compuesto:

Suponiendo una inversión de 100.000€ con una rentabilidad constante del 5%, cada año obtendríamos 5.000€ de beneficio. Si cada año retirásemos esa cantidad de dinero, nuestro beneficio se mantendría igual cada año. Por el contrario, si mantuviésemos ese beneficio dentro de nuestra cartera, nuestro beneficio iría creciendo exponencialmente año a año.

Si, además de esto, consiguiéramos ahorrar dinero periódicamente y añadirlo a nuestra inversión, el interés compuesto seguiría haciendo su trabajo y el peso porcentual del ahorro sobre el capital total iría reduciéndose. En otras palabras, con suficiente tiempo, el interés compuesto hace que la mayor parte de tu patrimonio provenga de los intereses generados y no del propio ahorro.


Es por esto, que la opción de reinvertir, en caso de no necesitar el dinero inmediatamente, es una opción muy interesante cuando hablamos de invertir a largo plazo.

¿Por qué necesito un asesor financiero para gestionar mis ahorros?

Invertir para generar patrimonio

Vista la gran cantidad de opciones que existen para invertir, pueden aparecer dudas acerca de cual es el producto más adecuado para cada persona y/o situación.

Ante este hecho, aparece la importante figura de los asesores financieros que, aparte de ofrecer consejos para invertir, pueden ser de gran ayuda a la hora de organizar el capital y cumplir los objetivos propuestos.

Es importante contar con un equipo profesional con conocimientos y experiencia, que sepa asesorar y gestionar de una manera adecuada el patrimonio en cada situación.

Luis Colell Andaluz,
Asociado de EFPA España.

Échale un ojo al perfil profesional de Luis 👀

Lee más artículos de nuestros asociad@s.

También te puede interesar
¿Qué queremos ser de mayores?
RESPUESTA A CUESTIONES QUE BUSCAN EXPLICACIÓN A LO QUE ESTÁ PASANDO O PUEDE PASAR