¿Se puede usar Blockchain en aplicaciones financieras?

Todos hemos oído hablar del Blockchain y muchos entusiastas intentan a diario explicar con mejor o peor entendimiento por parte de sus interlocutores sus ventajas y beneficios, también en aplicaciones financieras. Pues la forma tradicional de almacenar información en bases de datos tiene claras desventajas: hay que confiar en el encargado de su actualización y en que éste haga correctamente su labor.

Las bases de datos descentralizadas, como las que propone la tecnología Blockchain, no son algo nuevo. Pero hasta ahora el hecho de que la información fuera accesible para cualquiera suponía un problema. Por eso, aún es cuestionable si este tipo de iniciativas son adecuadas para el tratamiento de información delicada como lo es la personal y financiera.

Tipos de criptomonedas y ventajas para aplicaciones financieras

El Blockchain se dio a conocer mundialmente como la tecnología que respaldaba criptomonedas como el Bitcoin. Sin embargo, en este caso, la falta de regulación y su anonimidad hace que muchos desconfíen de su funcionamiento. Algunos piensan que se trata de otra estructura piramidal, y de su uso para financiación de actividades ilícitas.

Otras criptomonedas accesibles son Ethereum y Ripple. Por ejemplo, esta última, conecta sistemas de pago tradicionales en una sola red y supone una ruta de pago alternativa al sistema bancario actual.

 

Aunque quizá para aplicaciones financieras sería más conveniente el uso de otras criptomonedas donde solo grupos restringidos de usuarios pueden acceder a la red.
En Blockchain, todos los nodos tienen que estar de acuerdo, o al menos la gran mayoría, y cada entrada está almacenada en un algoritmo que es altamente costoso de modificar lo que hace que la cadena sea difícilmente alterada. Digo difícilmente y no imposible, porque -por qué no- la tecnología sigue avanzando y el coste se puede ver reducido cambiando esta propiedad.

En conclusión, el Blockchain es un nuevo concepto todavía inmaduro. Se puede resumir como una base de datos contrastada y verificada mediante criptografía por los diferentes participantes en la red.

Sin embargo, aunque a diario usemos tecnologías que no comprendemos al detalle como funcionan, creo que no se deben obviar los riesgos de usar Blockchain y criptomonedas.

 

¿Te ha gustado este artículo? ¡Gracias por compartirlo! 😉

 

Lorena Busto Hurtado

Certificada EFPA, European Financial Advisor (EFA)

También te puede interesar
geopolítica y bancos centrales. perspectiva 2018 - EFPA
Geopolítica y Bancos Centrales : Perspectiva 2018
Inversor Profesional vs Inversor Minorista: el talón de Aquiles de la jurisprudencia
Inversor Profesional vs Inversor Minorista, un talón de Aquiles para la Justicia