Depósitos Estructurados, no hay dos iguales

Hoy quiero hablaros de los productos financieros estructurados .

Los productos financieros estructurados son unos artículos únicos y complejos que se hacen a medida para cada ocasión, por eso no podemos decir si son un buen o un mal producto, ya que no existen dos estructurados iguales. Por lo general se componen de la unión de un producto de renta fija emitido al descuento más un derivado. Estos productos requieren un cierto nivel de cultura financiera y la obtención de nivel de conocimientos altos en los Test MIFID por parte de los clientes.

¿Qué estructurado encaja mejor con mis necesidades?

Creo que habiendo tal variedad de Estructurados como hay en el mercado, tiene que haber alguno que nos cuadre como clientes. Pero lo más importante es que este producto haya sido explicado al 100% por parte del profesional de la banca que lo esté comercializando, para así poder encontrar aquel que se ajuste mejor a sus necesidades y a su perfil de riesgo. También es muy importante que los clientes sean informados de todos los escenarios con los que se pueden llegar a encontrar cuando contratan un producto de este perfil, ya que en función de lo que suceda en un futuro, el comportamiento de nuestro estructurado será uno u otro, arrojando una rentabilidad u otra en función del comportamiento de un determinado subyacente.

Es interesante tener información acerca del comportamiento histórico y las previsiones sobre el mismo, ya que no son las mismas expectativas de comportamiento las de Iberdrola que las de Arcelormittal (por ejemplo) como subyacentes del estructurado a la hora de tenerlos como elementos de la pata variable en el estructurado.

Puede que en este caso no estemos hablando de un producto concebido para todo tipo de ahorradores, por su complejidad en el funcionamiento y los mínimos de entrada para su contratación (entre 50.000€ y 100.000€). Estos vienen dados por la necesidad de contratar la pata fija en la inversión. El derivado será la pata variable que generará la rentabilidad adicional del producto.

Conversación con un cliente para asesorarle sobre los productos estructurados

Para explicar estos productos voy a simular una conversación con un supuesto cliente a modo de hilo conductor.

Atiendo a Ángela Cascajero Casalengua, para comentar el vencimiento de un plazo fijo de 100.000€ que le venció este mes y que no quiere renovar, ya que la rentabilidad de los depósitos para el 2020 es del 0,05%.

Ángela trabaja como informática en una importante multinacional, tiene un buen sueldo fijo y un importante variable a final de año. Tiene importantes posiciones con nosotros y siempre se ha dejado asesorar, interesándose mucho por los productos que le podemos llegar a ofrecer, teniendo unas posiciones muy bien diversificadas con: depósitos, fondos de distintas tipologías y acciones.

Simulamos la conversación con la cliente

A – Buenos días Francisco, a ver si podemos ver qué hacemos con ese dinero que tengo en cuenta, que quiero sacarle rentabilidad.

F – Buenos días Ángela. Seguro que algo encontramos, he estudiado tus posiciones con nosotros y he pensado en algunas alternativas que seguro que te encajan.

A – Dime.

F – No tienes productos estructurados, y considero que podrían ser una buena opción.

Un ejemplo muy sencillo podría ser comprar una letra del tesoro por 1.000€ al descuento, de manera que desembolsamos por ella 850€ (recibiendo los 1.000 a vencimiento y teniendo aquí la parte fija del producto). Los 150€ restantes destinarlos a la compra de un derivado sobre algún activo determinado que nos dará una determinada rentabilidad en función del comportamiento del mismo (teniendo aquí la parte variable).

Las 3 modalidades de los productos financieros estructurados

productos financieros estrucurados; depósitos, bonos y letras.

Los Depósitos

Se dividen en dos partes, una fija y otra variable. Por lo general la parte fija tiene un tipo de interés elevado en comparación a los productos con interés fijo. Teniendo un vencimiento a corto plazo (generalmente a un año). Mientas que la parte de tipo variable tiene un vencimiento a más largo plazo. El comportamiento positivo o negativo que pueda tener viene dado por el comportamiento del subyacente al cual este referenciado. La proporción entre parte fija y parte variable varía de un estructurado a otro, teniendo preponderancia la parte fija. Generalmente si la parte variable tiene un mayor peso en el estructurado, la parte fija pagará un cupón más atractivo.

Notas

La rentabilidad de los mismos, no está garantizada, y viene dada por lo bien o mal que se comporte el subyacente al cual están referenciados (índices, divisas, materias primas, acciones). El capital inicialmente invertido podrá o no estar garantizado.

Bonos

El rendimiento está ligado al comportamiento de un subyacente. En el caso de que el activo al cual este referenciado tenga un determinado comportamiento en una determinada fecha de revisión, el producto pagará un determinado cupón. Muchos de estos Bonos tienen lo que se denomina “memoria” es decir, si el producto no cumplió las condiciones para el pago de cupón en 3 fechas de revisión, y lo cumple a la cuarta, se pagarán los cuatro cupones juntos. También existen los bonos verdes.

Seguimos con nuestra cliente para decidir que tipo de estructurado le interesa después de conocer las 3 modalidades

A – De los tres que me comentas me interesa más el primero, así ya acordamos un tipo fijo para la mayor parte de la inversión.

F – A mi también es la modalidad que más me gusta, de las tres me parece la más segura.

A – ¿Con hacienda como tendría que hacer con los intereses que me generase?

La fiscalidad de los rendimientos generados, tanto de forma explícita por medio del pago de cupones como de forma implícita, con un incremento del valor de la inversión a vencimiento tributan como Rendimientos de Capital Mobiliario, estando sujetos a los siguientes tramos:

  • Se tributa un 19% en el primer tramos de 0€ a 6.000€
  • El segundo tramo va de 6.000,01€ a los 24.000€ en la que el gravamen asciende a un 21% de los rendimientos generados.
  • El último tramo va de los 24.000,01€ en adelante, tramo en el que la retención asciende al 23%

A – Pues vamos con ello.

Conclusión

A modo de conclusión, creo que a día de hoy los Productos Financieros Estructurados son una gran alternativa para aquellos clientes con cierto patrimonio financiero que quieran diversificar sus posiciones con una cierta tranquilidad. Obteniendo por lo general una interesante remuneración. No tienen nada que ver con los plazos fijos y es muy importante saber explicarle al cliente para que sea conocedor de los riesgos de sus decisiones.

Francisco José Viejo González.
Agente Financiero en Banco Santander.
Asociado de EFPA España

También te puede interesar
Planificación financiera: arte, ciencia y conocimiento
Informe sobre la situación de intervención estatal en el sistema bancario español y de cumplimiento de los requisitos del Banco Central Europeo