¿Qué queremos ser de mayores?

Ignacio Velásquez, asociado de EFPA España (EIP) y trabajador de la banca, reflexiona sobre la actualidad económica con este artículo titulado “¿Qué queremos ser de mayores?”.

Últimamente, llevo tiempo escuchando a la gente que hay que cambiar la economía, que no debemos depender del turismo. No diré que no sea cierto, ya que depender de un solo sector no es bueno, como para una empresa no es bueno depender de un solo proveedor, pero yo les haría una pregunta más importante: ¿Qué queremos ser de mayores?

No es un tema baladí. Queremos eliminar la dependencia del turismo, pero evidentemente esto requiere sacrificios, reducir inversiones en ese sector y la consecuencia pérdida de empleo.

Dichas inversiones se destinarían a los nuevos sectores a los que querríamos destinarlos. Esto me lleva a plantearnos dos preguntas más: ¿A cuáles? y  si queremos crear empleos ¿Qué gasto o inversión (que cada uno elija el sustantivo que quiera) o tiempo se necesita para formar a los nuevos empleos?

No voy a usar datos innumerables sobre qué peso en la economía tiene cada sector, ni sesudos análisis de rentabilidad y demás recursos de economía, voy a usar el sentido común y la lógica.

Tampoco busco que después de leer este texto me deis la razón, puesto que seguramente ni la tenga, pero sí busco que antes de lanzarnos a alguna opinión precipitada, le demos una vuelta a lo planteado.

Empecemos por lo básico…

La parte que ya he mencionado: dejar de depender del sector del turismo, del que he oído que no tiene valor añadido. No puedo estar más en desacuerdo.

Recuerdo un viaje por Europa (Praga, Viena y Budapest) con mi mujer. El valor cultural de dicho viaje no está valorado, pues lamentablemente no se puede cuantificar cuánto es el valor de lo intangible.

¿Cuánto cuesta una obra de arte? ¿Cuántas vidas ha cambiado el que un joven arquitecto vaya a ver la cúpula de Santa Sofía en Turquía?

Pero, volviendo al tema anterior, el asunto de cambiar de sector… ¿a cuál? Obviamente, la primera respuesta es que a la industria. Pero la industria es amplia, hay que competir en muchos sectores (en los que, si empezamos de cero, la inversión sería mayúscula para empezar) y si fomentamos los actuales habría que ver en cuál destacamos ahora para potenciarlo y para ver qué otros sectores arrastra.

La del automovilismo, por ejemplo, en la que tenemos cierto peso, pero que tampoco está muy bien vista ahora mismo, porque arrastra al sector de la energía (petróleo). Pese a que evidentemente se están implementando los coches eléctricos, de momento tienen poca implantación real.

Otro tema importante es el cambio de sistema energético de nuestro país, otra salida para el cambio en nuestra economía

¿Qué queremos ser de mayores?

España es muy dependiente de combustibles fósiles, aunque tampoco quiero meterme en innumerables datos de los cuales cada uno sacará el que mejor se arrime a su sombra.

Como he dicho, nuestra dependencia a los combustibles fósiles hace que los costes del resto de los sectores se incrementen y mucho.

Actualmente, la energía nuclear es la más eficiente, pese a sus consecuencias medioambientales. Por supuesto que a nadie le gusta tener residuos nucleares en su mismo municipio, ni siquiera en su mismo país, pero tenemos que ser consecuentes, pues, si queremos tener batería para el móvil y demás dispositivos sin dejarnos la nómina del mes, tenemos que ser capaces de producir nuestra propia energía.

Evidentemente, la idea de desplazar los combustibles fósiles a la energía renovable… de hecho, soy más que partidario de hacerlo, pero a día de hoy sigue siendo ineficiente, entre otros motivos por los problemas de almacenamiento: podemos producir grandes cantidades de energía a través de la luz solar, el agua, el viento… pero si no somos capaces de almacenarla no servirá de nada.

Como es lógico, esto requiere inversión en investigación, pero no es menos cierto que requiere de tiempo, y durante ese tiempo hay que suministrar energía a los diferentes sectores, lo que me hace volver a temas ya mencionados en este texto:

“¿Qué gasto o inversión (que cada uno elija el sustantivo que quiera) o tiempo se necesita para formar a los nuevos empleos?”

No me alargaré mucho más pero, como he mencionado, lo único que quiero con esta reflexión es que antes de lanzarnos a decir “hay que cambiar la economía”, nos digamos a nosotros mismos: ¿Qué quiero ser de mayor?

Foto de perfil de Ignacio Velasquez Valero

Ignacio Velasquez Valero,
Asociado de EFPA España (EIP).

¿Quieres leer más artículos de nuestros asociad@s?

También te puede interesar
crowdfunding. crowdlending, crowdfactoring, alternativas de inversión. Qué son y diferencias
Crowdfunding, Crowdlending, Crowdfactoring: qué son y diferencias
Los 10 cambios de la banca en los últimos años