Esmeralda Gómez habla de Libertad Financiera (Webinar 14/03)

¿Esto ha sido de tu interés?

Esmeralda Gómez participó en un webinar para los asociados de EFPA sobre Educación Financiera. Los webinars o clases virtuales en directo, son parte de las actividades de formación que ofrecemos a los miembros de la asociación para cumplir con la normativa MiFID II y renovar su certificación cada 2 años (lo que llamamos Recertificación).

Pregunta 1: ¿Un ahorrador particular puede alcanzar la libertad financiera en cualquiera de sus circunstancias?

La respuesta es sí: cualquiera puede llegar a ella. La clave es si se está dispuesto a hacer el esfuerzo necesario para alcanzarla, puesto que todo en la vida requiere un gran esfuerzo y no todos están dispuestos a hacerlo.

Alcanzar la libertad financiera significa construir un sistema de ingresos semiautomáticos que superen a nuestros gastos mensuales.

La forma de alcanzarla es a través del ahorro, generando ingresos pasivos. Es decir, los que son periódicos y automáticos, así como reduciendo el gasto.

Cómo reducir el gasto según Esmeralda Gómez

Lo cierto es que si reducimos el gasto al máximo, alcanzar la libertad financiera es mucho más sencillo. Pero para llegar a ese nivel, hace falta desarrollar una fortaleza que es difícil de alcanzar en el sistema actual.

Para alcanzar la libertad financiera se requiere práctica haciendo ejercicios mentales que te liberan de las posesiones.

Si se analiza este sistema desde un punto de vista externo al que todos nos encontramos, es un poco de locos: trabajamos primero para poder cubrir nuestras necesidades básicas, pero a medida que pasa el tiempo adquirimos cosas, endeudando nuestra vida.

Acumulamos cosas que guardamos dentro de cosas, que a su vez – por miedo a que nos las roben- debemos proteger. Una vez conseguidas las cosas, olvidamos para qué las queríamos… Quizás ni nos lo llegamos a preguntar en su momento. Después, para llenar de nuevo el vacío, continuamos trabajando. Esta vez, para pagar: la deuda, el seguro, más cosas, y quizás ya no nos quede dinero para cubrir nuestras necesidades básicas.

Las posesiones no son un problema, la necesidad sí. Por eso escribí el tercer libro, “Tu llave a la libertad financiera” intentando trasladar educación financiera a través de una economía con consciencia.

«La fortaleza principal es que no se necesita nada, excepto agua, comida y aire para sobrevivir y que el estado de felicidad se puede alcanzar en este momento».

Cuando se aprende a vivir sin el sentimiento de necesidad, el valor de las cosas se diluye, y no compras tanto porque no lo necesitas realmente. Desde este punto es más sencillo tomar decisiones de inversión, ahorrar y reducir el gasto, las tres palancas que hacen avanzar a cualquier persona hacia la libertad financiera.

La Libertad Financiera requiere un esfuerzo adicional, avanzar hacia una prosperidad económica no.

Basta con invertir una parte de su dinero en fondos indexados a largo plazo con aportaciones periódicas mensuales, trimestrales o anuales, de forma automática, sin mirar los sentimientos. Y dejar que el interés compuesto haga su trabajo.

Pregunta 2: ¿Qué es lo primero que nos debemos plantear a la hora de empezar a ahorrar?

Lo primero y más complicado es llegar a interiorizar que no se necesita nada. Y apreciar lo que tienes. Cuando no te comparas con el resto por lo que se tiene, la persona se libera y juega en otro plano distinto al resto. No es más el que más lejos viaja, el que tiene el mejor coche o el que, aparentemente, “lo tiene todo”.

De la misma manera que erróneamente tenemos una visión cortoplacista, “viviendo el momento”, tenemos una visión limitada del mundo, y nos creemos que nuestro barrio, nuestros compañeros, nuestra familia representa el mundo entero, y no es así. Somos privilegiados.

Desde el punto de vista práctico, se comienza a ahorrar destinando, en el momento de percibir el ingreso o salario, un porcentaje a una cuenta de ahorro. El porcentaje que se destina debe ser superior si no se tiene la capacidad de ahorro, y una vez acumulado cierto capital (yo suelo indicar un nivel de ahorro equivalente a un tercio del ingreso anual neto), destinar el porcentaje mayormente a la inversión.

Tres consejos básicos para generar un plan de ahorro según Esmeralda Gómez

Una libreta de papel y un bolígrafo son dos herramientas que facilitan tener un plan de ahorro: apuntarlo todo y seguirlo cada mes hasta el mínimo detalle impactará en la economía por el simple hecho de hacer seguimiento.

¿Cuáles serían los tres consejos básicos que le daría a un particular que quiera trazar un plan de ahorro?

  1. Ahorrar un porcentaje de sus ingresos en el momento de percibirlos adaptando el gasto al 70% de lo que gane.
  2. Generar nuevas fuentes de ingresos con el esfuerzo y complejidad que esta afirmación supone.
  3. Cuestionar a todas las personas/empresas, incluida yo, que pretendan venderle algo. No hay nada seguro: ni las pensiones, ni el dinero que se tiene en el banco, ni los trabajos, etc.

Por qué necesitamos ahorrar

La cuestión es que se crea una falsa creencia de seguridad por el momento histórico y cultural en el que se encuentra la sociedad. Hasta hace unos años era “imposible” que un país quebrara, hasta que quebró y nació la prima de riesgo.

Hace unos cuantos años más, la vida de una persona no estaba asegurada. Curiosamente una de las formas de perderla era por el endeudamiento que realizaban las personas hasta que pagaban con su vida. Y ahora podríamos pensar: ¡Qué locura! Endeudarse hasta morir. Quizás dentro de unos años nos miren a nosotros y nuestra forma de actuar sea vista como una locura en distintos aspectos vitales, incluido el económico.

Pregunta 3: ¿Qué papel deben jugar los profesionales del sector a la hora de fomentar la educación financiera?

Un papel crucial, puesto que ahora los únicos educadores que existen son profesionales que han adquirido conocimientos financieros.

También es fundamental que las personas cuestionen al profesional que tienen delante, ya que en muchas ocasiones el interés principal no es ayudar a la persona, sino cumplir sus objetivos de venta. Por eso invito a que me cuestionen también a mí. Cuando te informas de quien te está hablando, qué te está vendiendo, cómo de transparente es, tú decides qué hacer. De esta manera se consigue un sistema responsable y con consciencia, en el que tomamos decisiones con conocimiento de causa. Por otro lado, invito a la sencillez y a no firmar nada que no se entienda a la perfección.

Partiendo de la premisa de que no hay nada seguro, el individuo puede decidir no hacer nada y depender de terceros o responsabilizarse de sus propias finanzas con esfuerzo, foco y aprendizaje continuo.

Pregunta 4: ¿Crees que en España se están dando pasos en la dirección correcta en materia de educación financiera? ¿Hay algo que eches en falta? 

Sí. Echo en falta que reconozcamos nuestra incoherencia. Somos seres incoherentes tratando de dotar de significado y coherencia nuestras vidas. Ese es el principal error del sistema educativo actual: todos estudiamos lo mismo hasta una edad demasiado avanzada, y definimos un único camino. Cortando así las capacidades, muchas veces innatas de las personas y eligiendo solo una. Somos un todo en el que todo está relacionado de una u otra manera. Cuando reconoces que se producen todo tipo de contradicciones internas, te liberas bastante, los conflictos se minimizan, porque entiendes posturas que pueden ser contrarias a las tuyas y tienes puntos de vista globales.

En un futuro la educación estará mucho más orientada al mundo práctico. Y será más versátil, una ramificación de contenidos que la propia persona definirá con el paso del tiempo, rectificará y volverá a definir.

Existirán trayectorias de matemáticas con música, de física con filosofía, de medicina y psicología, de historia e informática, y cualquier locura combinación que surja en el interior del individuo. Porque no nos gusta solo una cosa, y al tener que elegir una sola, y luego sentir que no se puede elegir en una sociedad, aún rígida –pero cada vez menos- produce frustraciones y enfermedades de todo tipo. Cuando se le da la libertad al individuo y es él el que se esfuerza de forma libre, las recompensas, el conocimiento, cobra vida.

«Echo en falta que reconozcamos nuestra incoherencia»

El mundo tiende a una economía circular (reciclar, reparar, reutilizar) y el sistema, junto con sus modelos de negocio, trabajos, personas, van a cambiar en sintonia con este movimiento. Cada persona tiene un poder tremendo en el mundo puesto que cada uno de nuestros actos son votos.

De la misma manera que se definirá la propia adquisición de conocimiento, también se decidirá de forma más agresiva la supervivencia de las empresas y de los organismos públicos. La educación financiera es algo esencial, una gestión financiera propia y satisfactoria mejora todos los ámbitos de la vida de un individuo.

De la misma manera que todos sabemos usar un ordenador sin ser necesariamente informáticos, debemos saber ahorrar, invertir y reducir el gasto para ser más prósperos y libres, y tener criterio suficiente para no caer en trampas.

¿Te ha gustado este artículo? ¡Gracias por compartirlo! 😉

esmeralda_gomez_blog efpa

Esmeralda Gómez

Autora del libro «Tu llave a la libertad Financiera» y ponente en el Webinar EFPA del 14/03/2018

Consulta otros webinars parecidos.

También te puede interesar
¿Qué son los fondos de inversión temáticos?
Qué son los Fondos de Inversión Temáticos [con EJEMPLOS]✅
¿Qué pasará con los mercados en 2019? Por Columbia Threadneedle
¿Qué podemos esperar de los mercados en 2019? – Columbia Threadneedle